Tu moto es algo más que una máquina. Trátala bien y ella te lo agradecerá con un mejor rendimiento y mayor seguridad cuando la conduzcas. Lavar la moto es un proceso en el que hay que seguir ciertas normas con las que conseguirás un resultado óptimo.

es recomendable que tengas claros los materiales que vas a usar. Lo primero es llevar ropa adecuada, aquella que no te importa que se manche.

A partir de ahí, empieza a pensar en los materiales concretos que necesitarás. A saber, un lavavajillas neutro, una esponja, bayeta y trapos limpios. No escatimes tampoco en papel de cocina. A esto añade ya una gamuza, un cubo, brochas, desengrasante y limpiamotor, vaselina y lubricante Quality – E para engrasar cadenas.

Cuando tengas listos los materiales a usar, ubica la moto en un lugar con suficiente espacio para poderla lavar completamente. Recuerda que debe estar apagada y fría para evitar accidentes.

  • Limpia primero las zonas con mayor suciedad: Limpia las zonas que tengan mayor suciedad con esponja o un trapo y el líquido desengrasante, en especial las llantas. 
  • Enjuaga toda la moto: Si tienes una manguera será mucho más sencillo mojar toda la superficie, si no la tienes utiliza un balde lleno de agua para eliminar la capa de polvo o barro adherida a las partes de tu moto.
  • Hora de usar la esponja: Enjabona cada parte de la moto con la esponja y el jabón neutro. Para este paso utiliza un balde con agua tibia a mano para remojar la esponja las veces que sea necesario hasta cubrir totalmente la moto con el jabón. No olvides retirar bien el desengrasante que habíamos aplicado previamente, todo esto utilizando un trapo de algodón. La esponja será esencial para dejar limpios estos lugares donde previamente habíamos aplicado el desengrasante. Enjabona y frota tantas veces como sea necesario para conseguir un resultado óptimo.
  • Lava la cadena: Si quieres que la cadena de tu motocicleta quede verdaderamente limpia, tendrás que insistir un poco más para dejarla perfecta. Te aconsejamos que partir de este paso te pongas unos guantes para evitar mancharte mucho las manos. Después de ponértelos coge el desengrasante y aplícalo sobre un trapo. Eleva un poco la llanta trasera y comienza a hacerla rodar para que la cadena se mueva y te resulte más sencillo limpiarla con el trapo por todos lados. Tendrás que dedicarle un buen rato para dejar completamente preparada la cadena y perfecta para limpiar.
  • Quita el jabón para evitar que se formen manchas: Puedes ir quitando el jabón para evitar que se seque sobre la pintura y produzca manchas en esta, trata la superficie con cuidado para evitar rayones.
  • Reposa: Procura dejar que seque por lo menos durante 5 minutos. Lo ideal es que, una vez pasados estos 5 minutos, apartes tu motocicleta de la zona que está mojada y la dejes reposar sobre la pata de cabra en otro espacio de suelo que esté seco.
  • Seca toda la pintura: Asegúrate de no dejar espacios con jabón o agua, si la moto está muy mojada sécala con un trapo limpio. Para darle más brillo pasa una toalla de papel de cocina con mucha suavidad.
  • Engrasa la cadena: Finalmente, no olvides engrasar la cadena y poner los líquidos necesarios para que todo funcione a la perfección. Para evitar ensuciar la rueda al engrasar la cadena, pon un poco de papel periódico para cubrir la llanta y evitar que caigan salpicaduras sobre ella.

Para que todo salga bien, te recomendamos que tengas a la mano muchos trapos, uses agua tibia a ser posible pues la suciedad saldrá mucho más fácil y no te olvides de usar guantes. Lavar una moto puede llevar perfectamente más de una hora y tendrás las manos expuestas a agua y productos de limpieza continuamente.  

Comments are closed.